¿Qué es el movimiento Cero Residuos? – Zero Waste

El movimiento Zero Waste o cero residuos busca reducir al máximo los residuos que generamos mediante un consumo responsable para minimizar el impacto medioambiental.

El lugar de origen de este movimiento no está claro. Pero la ciudad de San Francisco fue la primera en tomar medidas administrativas para promover el reciclaje de plásticos y compostaje de residuos orgánicos. Esta ciudad ha sido tomada como modelo por otras ciudades que han querido seguir sus pasos.

A nivel individual, la francesa Bea Johnson es la mayor impulsora de movimiento zero waste que más que un movimiento es un estilo de vida para ella y su familia. Bea y su familia viven en California, han comenzado a llevar una vida cero residuos desde 2008.

Esta francesa escribe el blog Zero Waste Home y ha publicado varios libros incluido Residuo Cero En Casa con muchos consejos prácticos para el día a día. Según ella una forma de simplificar la vida.

Aquí abajo puedes ver un video donde explica un poco sobre su rutina al hacer la compra y cómo ha cambiado su vida desde que adoptó este movimiento.

Muchas cosas pueden parecer exageradas o difíciles de conseguir cambiar de la noche a la mañana. Aunque resulta muy inspirador, porque un pequeño cambio que hagamos hoy a la larga puede tener un gran impacto a nivel de sostenibilidad medio ambiental. Como dice el dicho en italiano «Piano piano, si va lontano» que significa «Paso a paso se llega lejos».

Formas de tener una vida Zero Waste

Antes, para promover movimientos sostenibles se hablaba de las 3 erres de: reducir, reutilizar y reciclar. Ahora Bea Johnson ha incorporado 2 erres más: rechazar y rot (compostar) que el significado literal es pudrir y hace referencia al tratamiento de los desechos orgánicos mediante el compostaje para su reutilización.

1.- Rechazar

Uno de los puntos más importantes del movimiento zero waste es la lucha por la reducción del plástico y principalmente del plástico de un solo uso.

Rechazar se refiere a saber decir «No» a aquello que no queremos.

Un ejemplo, es la creciente moda en los supermercados de envasar frutas y verduras en bolsas o en bandejas plásticas con film. La mejor forma de hacerles saber que no queremos ese tipo de envase es no comprándolo, es una forma más efectiva de hacer llegar nuestro mensaje como consumidores, porque les toca el bolsillo. ¿Tú que opinas?

2.- Reducir

A España le ha llevado tiempo tomar medidas en lo que se refiere al plástico de un uso. Por fortuna en mayo de 2018 se firmo el Real Decreto 293/2018 para la reducción del uso de las bolsas de plástico que incluye campañas de concienciación. Se espera reducir el consumo de bolsas plásticas de un uso a la mitad para el año 2025.

Aunque las medidas gubernamentales son importantes, es también necesario tomar medidas a nivel individual para reducir o eliminar el uso de las bolsas de plástico.

Se estima que la vida útil de una bolsa de plástico es de unos 12 minutos y luego tarda hasta 500 años en descomponerse. Además en España, una persona utiliza hasta 238 bolsas de un solo uso al año.

Como individuos podemos tomar diferentes medidas para vivir sin plástico o al menos reducirlo:

  • usar bolsas de tela: siempre puedes llevar una bolsa de tela doblada en el bolso o la mochila para cuando la necesites.
  • comprar sin plástico: en tiendas a granel, el mercado o la frutería siempre son mejores opciones para comprar productos sin plástico.
zero waste - vivir sin plastico

3.- Reutilizar

En caso de no tener más alternativas, se recomienda reutilizar las bolsas de plástico tantas veces como sea posible.

Aunque no solo se trata de reutilizar las bolsas sino todo lo que se pueda. Si has leído otro de mis artículos sabrás lo mucho que me agradan los envases de cristal, es el mejor material que puedes usar en la cocina y son reutilizables.

Reutilizar los botes de cristal de conservas y mermeladas es también una forma de ahorrar dinero en vez de comprar botes (probablemente de plástico) para guardar alimentos.

Dentro de reutilizar también podemos incluir reparar, comprar y vender de segunda mano, hacer intercambios y regalar. Todas son excelentes formar de reutilizar, darle una segunda vida a las cosas y a la vez ahorrar dinero o ganarlo en caso de las ventas de segunda mano.

«La basura de uno puede ser el tesoro de otro»

4.- Reciclar

Todos estamos familiarizados con el reciclaje porque al menos llevamos haciéndolo más de dos décadas. Pero a veces es difícil tener claro algunas cosas sobre el reciclaje del plástico.

¿Qué plásticos se reciclan?

No todos los plásticos se pueden reciclar, algunos plásticos son de difícil reciclaje. En el caso de los envases se puede ver en el sello que llevan, en este artículo de la National Geographic explican que significa cada uno. Algunos plásticos al reciclarse contaminan más que el mismo plástico y otros resulta más caro el reciclaje que la fabricación, como es el caso de las bolsas de plástico de un solo uso.

En la actualidad, a nivel mundial solo se recicla el 18% del plástico que usamos, aunque pueda parecer poco, tiene un gran impacto.

¿Qué pasa con el otro 82%?

Como te imaginarás la mayoría termina en vertederos o en el mar donde tardará cientos de años en desintegrarse.

Por eso es tan importante reducir el consumo de plásticos y atacar el problema desde su origen. No tiene sentido usar plástico pensando que luego se va a reciclar, porque en la mayoría de los casos el reciclaje no se se producirá.

El reciclaje no es la solución es más un «apaño» mientras encontramos la forma de eliminar los plásticos de nuestra vida cotidiana.

5.- Rot (compostar)

Los desechos orgánicos en los vertederos tiene un gran impacto negativo a nivel medio ambiental por:

  • la emisión de gases de efecto invernadero (gas metano);
  • filtración y contaminación de acuíferos (lixiviados);
  • además de olor desagradable que afecta a las zonas habitadas cercanas.
¿Qué es compostar?

El compostaje es el tratamiento de los residuos orgánicos para reutilizarlos como abono orgánico y se realiza mediante la descomposición aeróbica (con oxígeno), algo que no sucede en los vertederos justamente por la falta de oxigeno.

Además compostar permite generar abono orgánico para utilizarlo en cultivos ecológicos y así no tener que recurrir a los abonos artificiales que tienen un impacto negativo ambiental.

compostar

El compostaje a nivel doméstico no siempre es accesible porque requiere conocimientos y tener un espacio donde hacerlo. Entonces, si tu ciudad tiene un servicio de compostaje (contenedores marrones) puedes separar los residuos orgánicos:

  • restos de comida de origen vegetal y animal
  • frutas y verduras
  • frutos secos y semillas
  • restos de flores y plantas
  • pan y bollería
  • papel de cocina y servilletas de papel
  • bolsitas de té
  • corcho natural

En este enlace de Bizcaia Garbiker puedes leer más sobre la recogida de los desechos orgánicos y todo el proceso de compostaje que se hace.

Conclusión

El movimiento zero waste no es fácil de adoptar de la noche a la mañana pero es necesario hacer pequeños cambios en nuestra vida como consumidores para reducir nuestros residuos y el impacto medio ambiental.

Recuerda que un pequeño cambio que hagas hoy a la larga tendrá un gran impacto por una vida zero waste y sobre todo sin plásticos.

Cuéntame en los comentarios si haces algo para tener una vida sostenible.

Si te ha gustado este artículo por favor compártelo, eso me ayuda mucho para llegar a más gente. 👍❤

También te pueden interesar los siguientes artículos:

Deja un comentario